Buscar

Usá tus 5 sentidos como herramienta de negociación

La negociación está basada en una comunicación persuasiva que nos ayuda a lograr nuestros objetivos con nuestro equipo y clientes.


Para lograr que nuestra negociación sea efectiva, y nos ayude a incrementar la capacidad para convencer a los demás hacia nuestros objetivos, debemos aplicar los cinco sentidos.


VISTA


Según los expertos en programación neurolingüística, hay un alto porcentaje de personas que son "visuales", es decir que necesitan percibir el mensaje a través del sentido de la vista. Por lo que es necesario que hacer tu mensaje visual, sentirse reflejado en tus palabras, aportar ejemplos, aspectos gráficos.


Por otro lado, es importante tener vista para detectar el estado de la otra persona para transmitir la idea asi como ver sus reacciones ante cada interacción, desarrollando la observación.


OIDO


Toda negociación requiere de una interacción. En el día a día existen grandes monologuistas que no escuchan a los demás. Esto no permite conocer lo que realmente demanda la otra parte. Esta actitud provoca una desconexión que puede generar, malos entendidos y conflictos.


Tener oído, saber escuchar sin interrumpir ni prejuzgar, preguntar sinceramente para conocer la realidad y punto de vista de las otras personas, ayuda a entender, empatizar y construir argumentos que permitan llegar a acuerdos, convencer, persuadir e influir a los demás.


OLFATO


El olfato es básico y se asocia con la intuición. Con saber interpretar ciertas señales sin tener toda la información disponible, pero acertar en la respuesta. Sirve para detectar esos momentos adecuados para comunicarse (junto con la vista) y para saber traducir el significado de los silencios, los gestos y las palabras.


Para potenciar el olfato es imprescindible que actives tu prudencia, el silencio, la escucha y tu capacidad de asociación de ideas.


GUSTO


Todos tenemos un sabor favorito (dulce, salado, amargo…). En una negociación nos ocurre lo mismo. A todos nos gusta que nos planteen las cosas de una determinada manera y aborrecemos que nos cuenten las cosas de determinada forma.


Ser capaz de encontrar el sabor que necesita, espera y demanda la otra persona te ayudará a convencer más y mejor. La clave está en construir tu argumento en función de, no de tu gusto, sino del de la otra persona. Es clave tratar a las personas como les gustaría que las trataran a ellas.


TACTO


Se dice: “¡qué poco tacto tiene!” cuando una persona resulta arisca, poco amable, demasiado directa o, incluso, agresiva o maleducada.


El tacto es el último sentido que debes poner en juego. El cómo transmites las cosas muchas veces es más importante que las palabras mismas. Tiene que ver con la amabilidad, con la asertividad y con la empatía.


Decir las cosas de forma adecuada, aunque sean mensajes duros o tengas que decir que no, y tratarlas con tacto hará que sean mejor percibidas. En definitiva, la comunicación va de sentir y de hacer sentir. De conectar con los demás a través de los sentidos y cuantos más, mejor.


(Fuente B-talent) #negociacion #rrhh #infografia #rhactitud #autodesarrollo



200 vistas