Buscar

Retorno al trabajo: ¿Es necesario realizar un "Re-Onbording"?

Las áreas de RRHH estamos siempre pensando en el "Onboarding" o la inducción para las personas nuevas. Sin embargo, en esta nueva etapa, las empresas se enfrentarán a desafíos particularmente difíciles con el regreso a la normalidad. Un gran número de sus colaboradores ya no están familiarizados con las rutinas de trabajo y es posible que deban ser reasignados a nuevos equipos o trabajar desde nuevas ubicaciones. El potencial de una sensación de dislocación entre los equipos es alto y solo aumentará si el regreso al lugar de trabajo no se ha planificado. Muchos empleados, donde sea que trabajen, comenzarán a incorporarse en una nueva realidad con prácticas laborales diferentes.


El efecto de los cambios en las posiciones también requerirá un tratamiento especial a medida que los trabajadores regresen. La magnitud de la tarea a la que se enfrentan las empresas puede parecer abrumadora.


En esta nueva realidad, los empleados deben conocer nuevos procesos, tener acceso rápido a información revisada sobre salud y seguridad, cómo funcionará el lugar de trabajo, su nuevo equipo, ubicación de trabajo, las reglas sobre reuniones y uso de salas y equipos compartidos, cocinas, baños y áreas de recepción, entre otras cosas.


La preparación, el compromiso y el contenido ágil son esenciales

Las prioridades gemelas deben ser la preparación y la comunicación efectiva que involucre a los equi. Los empleados deben tener acceso a información relevante en un formato digerible antes de regresar, preferiblemente a través de una plataforma en línea a la que puedan acceder desde casa cuando les convenga. Los materiales disponibles deben ser claros, concisos y específicos.


La comunicación debe ser un proceso bidireccional porque es importante que las organizaciones conozcan los cambios en los requisitos o circunstancias de los empleados lo antes posible.


Por otro lado, los líderes deben poder tener información para brindar a los trabajadores que regresan la atención que necesitan y les permite a cada uno un período de adaptación a medida que regresan a la rutina y repasan habilidades oxidadas o renuevan su conocimiento de equipos, software o herramientas especializadas. Por otro lado, tendrán la tarea de revitalizar la cultura de la empresa. Las organizaciones con un espíritu compartido y un conjunto de objetivos son mucho más productivas que aquellas que comienzan desde cero.


Sin embargo, cuando muchos trabajadores han estado fuera durante más de un año, están en diferentes equipos o trabajan desde casa parte de la semana, los líderes que sembrar la cultura de la empresa para que vuelva a crecer. Deben utilizar materiales de capacitación y comunicaciones internas animadas, pero también organizar eventos sociales, incluidos cuestionarios virtuales para que todos estén incluidos donde sea que estén trabajando.


La importancia de dicha comunicación y el contacto regular con los equipos de trabajo dispersos otorga una alta prioridad a una tecnología de recursos humanos más eficaz. Las organizaciones que tienen plataformas de recursos humanos con funcionalidad integrada de redes sociales, por ejemplo, pueden usar la tecnología como un canal abierto con todos los empleados. También puede ser mucho más que eso. RR.HH. puede utilizar la plataforma para difundir materiales de formación que actualicen los conocimientos de los empleados mediante contenido de vídeo y guías fáciles de leer. Los empleados comprenderán rápidamente las nuevas responsabilidades o los cambios en los patrones de trabajo, el personal, los clientes o los proveedores. Obtendrán una imagen general y descubrirán todos los detalles que son relevantes para su propio trabajo y cómo puede haber cambiado.


Este enfoque restablece las conexiones internas y reconstruye una cultura que impulsa el trabajo en equipo y la motivación individual.


Las organizaciones deben monitorear el bienestar a largo plazo y el progreso de los empleados. El regreso al trabajo puede causar dificultades domésticas o psicológicas para algunos empleados que no fueron evidentes de inmediato. La revelación temprana de problemas ofrece una mayor probabilidad de una intervención eficaz o un ajuste de horas o tipo de trabajo.


Los controles regulares entre las personas y sus gerentes también garantizan que se mantengan el desarrollo profesional y la productividad. Los líderes de equipo deben tener la tecnología al alcance de la mano para coordinar tareas, monitorear el desempeño y obtener una comprensión real de los requisitos, las necesidades de capacitación y los objetivos de los empleados individuales.


La tecnología de recursos humanos con acceso de autoservicio también aliviará a los gerentes de la carga de resolver consultas comunes sobre procedimientos o asuntos personales, como detalles de la nómina o derechos de vacaciones y enfermedad.


El final de esta etapa presentará desafíos muy exigentes a las organizaciones a medida que sus empleados regresen de meses de inactividad. Sin embargo, casi todo se puede superar si las organizaciones planifican a fondo, se dan cuenta de que será necesario volver a incorporar y están listas para adoptar la tecnología de recursos humanos para involucrar a los empleados individuales y reconstruir la cultura.


Aquí algunas recomendaciones para garantizar una cálida bienvenida:


ANTICIPA EL RE-ONBOARDING: antes del re-onboarding envía a tus empleados un comunicado explicando la importancia de esta etapa y el detalle de las medidas tomadas para garantizar su seguridad.


HEALTHY PLACES TOUR: el primer día, acompaña a las personas en un tour por las oficinas explicando el correcto uso de los espacios adaptados y el detalle de las medidas adoptadas para evitar contagios: uso de las zonas comunes, aforo de las salas, espacios con material de higiene, etc.


SEÑALÉTICA: incorpora señalética que nos ayude a recordar el comportamiento a seguir en cada espacio. Indica los lugares de recogida de material desechable, normativa para el uso de zonas comunes, etc. Recordar mediante la cartelería la importancia de la distancia de seguridad y el lavado de manos ayudará a que cumplamos las medidas de prevención al 100%.


VALORES Y CULTURA: no comuniquemos solamente lo que “no se puede hacer». Es un buen momento para recordar en las pantallas los reconocimientos realizados durante estas semanas, las aportaciones que la organización haya hecho, los pequeños grandes logros. Una comunicación positiva nos harán sentir más fuertes para encarar los nuevos retos.


RECONECTA A TUS EQUIPOS EN LA DISTANCIA: teje puentes entre lo que pasa en la oficina y en las casas desde donde se teletrabaja. Promueve compartir anécdotas e imágenes en la red social interna para que no dejemos de sentirnos como un equipo.



(Fuente HR DIRECTOR.com / BeInspiringtools) #reinduccion #rrhh #rhactitud




27 vistas