Buscar

Neurolider, la evolución de las gestión de las empresas.

Las organizaciones no cambian, cambian las personas que trabajan allí.

Vivimos en un mundo complejo, lleno de incertidumbre por lo que si entendemos cómo funciona nuestro cerebro y anticipamos la manera en que percibimos los cambios como amenazas, podremos estar mejor preparados para dar una respuesta diferente.


El cerebro puede desarrollarse y cambia físicamente con la experiencia. Lo que se conoce como neuroplasticidad, siendo el único órgano que no se desgasta con el uso.


Por otro lado, el cerebro sigue por defecto patrones basados en nuestra experiencia y en nuestras creencias pero con voluntad y coraje, podemos aprender a pensar y a actuar de forma diferente, creando nuevos circuitos neuronales que con el tiempo, adquiriendo nuevos hábitos, pueden llegar a formar nuevas neuronas en nuestro cerebro


El liderazgo tiene que ver con la capacidad de influir, y sólo podemos influir en las personas que nos rodean cuando lo hacemos desde nosotros mismos; por eso el liderazgo personal es tan importante. Los líderes inspiradores tienen un cerebro totalmente balanceado, que usa de forma equilibrada sus dos hemisferios, el derecho (creativo-emocional) y el izquierdo (lógico-racional)


El neuroliderazgo propone un modelo que democratiza el liderazgo, que pone al alcance del individuo su razón de ser, su poder para cambiar las cosas y su capacidad para adaptarse a un mundo VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo).


El modelo desarrolla cuatro pilares.


Desempeño: Es el nivel óptimo que una persona puede alcanzar, tanto físico como mental, a la hora de llevar a cabo una tarea. Los pilares principales del desempeño, son: Integración, Equilibrio, Ética y Preparación Mental. Cuando estamos integrados podemos saber lo que sucede en el cuerpo y en el cerebro, lo que nos ayuda a pensar con mayor calidad y a tomar mejores decisiones.


Colaboración: Es cuando alcanzamos un objetivo común gracias al esfuerzo de un grupo de personas que trabajan juntas. Una colaboración es auténtica cuando nace con un deseo de compartir y de inspirar a otros por medio de una situación ideal que puede que puede transformarse en algo real. Los pilares principales de la colaboración, son: Inspiración, Comunicación, Generosidad y Valentía. Cuando inspiramos logramos mover la voluntad de los demás.


Innovación: Con la generación de nuevas ideas, expandimos nuestra mente y permitimos que nuestra imaginación y la de los demás, aflore. Es importante respaldar e impulsar las mejores y desarrollar una especial habilidad de conectar con los demás para que las apoyen. Los pilares principales de la innovación, son: Imaginación, Perseverancia, Curiosidad y Actitud. La imaginación funciona mejor cuando nuestro cerebro accede a la red por defecto (default network), que es una especie de recreo del cerebro.


Agilidad: es la capacidad de entender las condiciones cambiantes del entorno, y a la habilidad de adaptarse a ellas rápidamente. La agilidad de un líder se asienta en el buen uso que hace de sus habilidades intuitivas, la auto-consciencia, y la capacidad de observar y reflejar. Los pilares principales de esta competencia son: Intuición, Auto-consciencia, Influencia y Adaptabilidad. La intuición es saber sin saber que se sabe; existe, está en nosotros y debemos aprender a escucharla.


(Fuente S.Damiano/Coaching360) #neurolider #liderazgo #rrhh #rhactitud #infografia




107 vistas