Buscar

Las ventajas del trabajo remoto

“Quedarse en casa” para trabajar implica, sin duda, grandes cambios de paradigmas tanto para los trabajadores como para las empresas que incluyen esta práctica que da por tierra con características que antes estaban indefectiblemente asociadas a la idea de “estar trabajando”: ir a la oficina, llegar con un atuendo adecuado, cumplir un horario, no hacer dentro de ese horario actividades personales, entre otros.


Trabajar a unos metros de la cama, en horarios muy flexibles que se ordenan alrededor de alguna videoconferencia o a gusto del trabajador, e intercalar durante el día períodos dedicados a lo personal con otros de concentración en lo laboral puede sonar disruptivo para quienes se aferran a estilos más tradicionales.


El mayor desafío es diseñar procesos de comunicación y trabajo que no requieran la presencia física de las personas. Esto incluye también asegurarse de que existan espacios informales donde las personas también puedan interactuar.


Mantener a todos en la misma conversación es algo que suena fácil pero no es trivial. Muchas veces hay contactos y charlas informales donde se maduran ciertas ideas y las personas que se encuentran de forma remota no reciben. En esos casos hay que estar muy atentos a tomar notas para después transmitir eso a través de canales formales para que todos mantengamos un contexto similar


Por esto podemos destacar lo siguiente


-Tener reglas claras para cada canal de comunicación (en qué situación usar email, chat, teléfono).

-Usar una herramienta para agendar reuniones/actividades y dar visibilidad para todo el equipo sobre esa agenda.

-Tener un espacio de trabajo cómodo (mesa, silla, etc.), donde no haya interrupciones para poder concentrarse o tener una reunión, y una excelente conexión a Internet.

-Uso de herramientas de altísimo nivel, contar con una (o más) conexión muy sólida de internet, metodología clara sobre cómo trabajar y uso de canales internos para la comunicación


Por otro lado podemos encontrarnos con algunas dificultades al empezar a trabajar en casa.

-Trabajar desde la cama con el pijama. Hay que crearse la rutina como si uno fuera a la oficina.

-No separar los momentos de trabajo con otros momentos del día a día. Si bien un startup demanda un ritmo de trabajo por encima de la media, es importante saber separar cada momento del día.

-No tener un espacio claro de trabajo diferenciado del resto de tu casa, no aislarte de distracciones mientras estás trabajando.


Compartimos este resumen donde podemos delinear los beneficios del trabajo remoto, hoy una herramienta clave para el crecimiento de las organizaciones.


(Fuente: Pulsocial) #trabajoremoto #rrhh #rhactitud





75 vistas