Buscar

Las 4 etapas del desarrollo de una competencia

Aprender consiste en tratar de realizar algo diferente a lo que hacemos.

Saber cómo aprendemos, comprender, nos hacer ser más consciente de este proceso.

Primera etapa: incompetencia inconsciente

Es el estado en el que nos encontramos cuando no sabemos algo, ni somos conscientes de que no lo sabemos (No sé que no sé).

La mayoría de las veces ocurre esto porque esa habilidad, que desconocemos que no sabemos, no la necesitamos.

Pensemos, por ejemplo, en una persona que va a aprender a conducir, pero todavía no ha empezado.

En este momento no es consciente de todo lo que va a tener que manejar: pedales, marchas, retrovisor, intermitentes… Ignora lo que va a significar aprender.

Segunda etapa: incompetencia consciente

Es el estado cuando no sabemos algo pero somos conscientes de ello y ya dedicamos recursos propios, voluntariamente o involuntariamente, (nuestra atención a los detalles, nuestro tiempo, nuestros sentidos) a ampliar la información que tenemos sobre esa incompetencia y aprenderla (sabe lo que hay, pero no sabe cómo hacerlo).

Generalmente surge cuando necesitamos aprender esa competencia o habilidad para conseguir algo.

Continuando con el ejemplo de la fase 1, ya se ha sentado en el asiento del piloto y le han explicado lo que debe hacer.

En esta fase, y según la dificultad del aprendizaje y de su personalidad, es habitual sentir la sensación de no ser capaz, de que es demasiado complicado… Se siente torpe y no le salen las cosas a la primera. Se equivocó de pedal, no le entra la marcha, etc.

Tercera etapa: competencia consciente

Es el estado cuando ya desempeñamos esa habilidad, la hemos aprendido después de haber practicado mucho, pero todavía necesitamos prestar mucha atención conscientemente. No somos capaces de realizarla inconscientemente. Es el típico estado en el que hemos aprendido, pero no podemos hacer otra cosa a la vez

Esta persona que está aprendiendo a conducir, pese a sentirse torpe e inseguro, sigue practicando y llega un momento en el que ya sabe conducir.

Sin embargo, para que meta la marcha correctamente pisando el pedal adecuado debe estar concentrado y poner los 5 sentidos en ello.

Ahora, con atención plena en el proceso ya es capaz de poner en marcha el coche y de que no se le cale. Conduce con una cierta soltura

Dentro de las 4 fases del aprendizaje es habitual que durante un tiempo nos movamos entre las fases 2 y 3.

Cuarta etapa: competencia consciente

Es el estado cuando ya desempeñamos una actividad y ya no necesitamos ser conscientes de la misma durante su desarrollo. La hemos practicado tanto que ya la hemos interiorizado.

Lleva tiempo conduciendo y ha automatizado las acciones que debe realizar. Al llegar a esta fase ya no necesita poner toda mi atención en cada acción.

El pie “sabe” cuando pisar el pedal, la mano “sabe” cuando meter una u otra marcha.

Ha automatizado las acciones que se han convertido en un hábito, ni siquiera se da cuenta de todo lo que hace simultáneamente para conducir. El proceso de aprendizaje a terminado. Ha integrado la experiencia en su vida.

(Fuente Maria Morales) #autodesarrollo #rrhh #rhactitud #maslow




750 vistas