Buscar

Feedback modo on: Estamos preparado para dejar las evaluaciones de desempeño?

A nivel mundial, las empresas establecen procesos de transformación organizacional para dejar las evaluaciones de desempeño y abandonar los famosos "ratings" que encasillan en una u otra categorí­a a los empleados.


La mayor dificultad que hoy perciben las empresas en relación a los sistemas tradicionales de desempeño, tiene que ver con que finalmente es muy poco el tiempo en el que los jefes se dedican a ayudar a los empleados a establecer metas y objetivos, y en proveer una verdadera retroalimentación.


Por su parte, los empleados resaltan que gran parte de la calificación de las evaluaciones depende de la subjetividad de quien realiza el análisis.


Adicionalmente en un contexto muy cambiante de los mercados, se establecen metas anuales y muchas de ellas quedan desactualizadas por lo que es necesario ajustarlas, quedando un proceso que no tiene el dinamismo para el negocio.


Otra desventaja del sistema de evaluación tradicional, es la percepción que los jefes entienden su rol como "evaluador" dejando de lado su lugar de acompañamiento. Hoy la dedicación de los gerentes a la gestión de desempeño es como máximo de seis horas al año, y una gran proporción de las mismas están dedicadas a un proceso administrativo transaccional (llenar formularios).


Por estos motivos, la gestión de desempeño comienza a entenderse como un proceso continuo, necesario para cumplir objetivos y desarrollar empleados. Las empresas a través de los jefes, quieren tener control sobre el desempeño y el desarrollo de su gente pero, a la vez, los empleados quieren tener el control sobre su desarrollo personal dentro de la organización.


Muchas compañías están entendiendo la evaluación de desempeño como un proceso de continua retroalimentación entre jefes y empleados. Esta modalidad está posibilitando ajustar acciones más rápidamente y, por consiguiente, alcanzar mejores resultados, dandole foco a la evolución emocional.


Los responsables de equipos profesionales precisan conocer qué les preocupa y apasiona a sus empleados e incentivarlos en relación a esos aspectos, siempre pensando desde el punto de vista de avanzar en su carrera y contribuir al crecimiento de la empresa. Si conocemos mejor qué les mueve podemos orientar sus pasos hacia eso y ambas partes ganarán en esta estrategia.

Segun una encuesta realizada por WTW, el 43% de las empresas en Argentina están avanzando en modelos de gestión del desempeño focalizados en feedback constante.


Un sistema de gestión de desempeño basado en feedback se basa en tener conversaciones más frecuentes sobre el rendimiento en lugar de una o dos reuniones cada año haciendo la experiencia menos tensa para todos. Los gerentes utilizan las conversaciones como oportunidades para orientar a los empleados para alcanzar sus metas y prioridades.


(Fuente WTW/PDA) #rrhh #desempeño #rhactitud #infografia





91 vistas