Buscar

Existe la cultura organizacional "remota"?

Vernos forzados a trabajar remotamente es un reto para mucho. Por otro lado, muchos colaboradores y organizaciones llegaron a probar el trabajo remoto, y cuando sea seguro trabajar juntos nuevamente, habremos aprendido a teletrabajar de maneras que sean mejores para los negocios, para las personas y para las comunidades.


A pesar de que sus colaboradores pueden estar aislados en sus hogares, es fundamental desarrollar una cultura remota intencional basada en la colaboración y la comunicación deban detenerse. Es clave no abandonar las razones que hacen única la cultura organizacional


Trabajar en forma remota traen consigo muchos retos que afectan a la cultura organizacional:


  • Las organizaciones que no hayan promovido el trabajo a distancia en el pasado se ven enfrentadas súbitamente a situaciones que no les son familiares, y sin normas de las cuales hacer uso.

  • Los equipos no encuentran cómo colaborar de buena manera cuando sus colegas no están al otro lado de la mesa de manera presencial.

  • Los líderes quizás no sepan cómo contactar y comunicarse con sus colaboradores de manera efectiva cuando se encuentran dispersos a lo largo de una ciudad

  • Los departamentos de tecnología podrían no tener suficientes sistemas y equipos de trabajo y colaboración remotos que sean seguros y confiables.

  • Los ejecutivos y colaboradores podrían estar faltos de la camaradería y sentido de comunidad que genera una oficina llena de personas, justo en el momento en el que están ansiosos de conexión y tranquilidad.


Mirarnos más alla de la distancia potencia nuestro compromiso


Hoy en día existen muchas tecnologías basadas en la nube que hacen del trabajo remoto algo tan eficiente y efectivo como el trabajo en una oficina.


Ver caras conocidas en la pantalla, ser capaces de leer los gestos y el lenguaje corporal, y la capacidad de compartir documentos en tiempo real, logran un gran impacto en la comunicación entre colaboradores. Los equipos que utilizan videoconferencias experimentan un mayor nivel de colaboración en decisiones tomadas por esta vía comparado con decisiones tomadas a través del teléfono o un e-mail.


Trabajar de manera remota puede hacer que sus colaboradores se sientan solos, aislados y sin rumbo. La solución es comunicarse y mucho. Esto significa generar guías claras desde los líderes, como también oportunidades para que los colaboradores hagan preguntas y ofrezcan ideas.

Sin embargo, los intercambios no deberían ser solamente sobre trabajo.


No olvidarse de las "charlas de cafe".


Especialmente en caso de que la compañía deba tener a sus colaboradores trabajando de manera remota por semanas, o quizás meses, debe existir una “cultura remota intencional”. “. Realicen reuniones virtuales regularmente, pero que no sean relacionadas al trabajo, para hablar de temas más informales”, nos comenta Kai en un artículo reciente.

Identificar líderes que sean buenos conversando, quienes puedan formar grupos de discusión online, alrededor de temas en común tales como deportes, películas, cocina, y muchos otros. Los empleados pueden participar según sus gustos en estos grupos y nuevas conexiones se formarán, mientras las viejas amistades se mantienen.


Planificar y establecer políticas claras, incluso si ya ha enviado a sus colaboradores a casa puede incluir.


  • Establecer expectativas sobre las horas de trabajo.

  • Dar una guía sobre la etiqueta de las teleconferencias (por ejemplo, comer frente a la cámara no debería estar permitido).

  • Expandir recursos de soporte a los colaboradores, para que no se sientan frustrados cuando falle la tecnología.


Generar confianza es la clave

El COVID-19 les da a las organizaciones una oportunidad para ahondar en su confianza, dando el primer paso de confiar en las personas cuando se trata de teletrabajar. Estudios muestran que los colaboradores se comportan recíprocamente cuando se les dan oportunidades de teletrabajo: aquellos que trabajan de manera remota son más proclives a recomendar a sus empleadores a un amigo, y menos propensos a dejar su compañía versus sus colegas que trabajan en oficinas.

La clave es sentir que los líderes confían en que sus colaboradores hagan un buen trabajo. Esa confianza se transforma en una profecía autocumplida: trabajo muy duro y equipos que trabajan de manera remota también lo hacen.


(Fuente: GPTW/GAP) #rrhh #rhactitud #trabajarencasa #culturaorganizacional


556 vistas