Buscar

El éxito en promover el reconocimiento

Promover una cultura de reconocimientos en la organización nos ayuda a generar entornos más amables y colaborativos, a potenciar las emociones positivas y generar orgullo de pertenencia.


A su vez, dar visibilidad a esos reconocimientos hace que cobren una dimensión

social que también fortalece la iniciativa. También nos gusta pensar los programas de reconocimiento “por valores”. Es una manera de fomentar los comportamientos que la empresa tiene como referencia y facilita a los empleados una dinámica de reconocimiento concreta, muy alineada a la

cultura y en la que se potencian las actitudes ejemplares.

Es importante contemplar la dimensión social del reconocimiento, porque visibilizar el reconocimiento delante de todo el equipo suma valor y transparencia, además de potenciar la participación del resto del equipo.


Es habitual en los programas de reconocimiento, que las empresas pongan más

atención en los “reconocidos” que en los “reconocedores”. Sin embargo, es importante realzar el merito de aquellas personas que han tenido el gesto de reconocer a algún colega, estas personas movilizan a otras y actúan como embajadores de una verdadera cultura de reconocimientos muy necesaria que fortalece a los equipos y a las personas.

Los programas de reconocimientos entre pares pueden verse complementados o enriquecidos con la comunicación de otro tipo de reconocimientos, por ejemplo, de la alta dirección o los que otros stakeholders envíen a la empresa por su aportación a la sociedad. Integrar reconocimientos diversos es una forma de ponerlos en valor y resignificar el trabajo del equipo.


El Canal: Hemos de analizar bien a quién nos dirigimos y cuál es su rutina de trabajo, para pensar en el mejor canal. Las plataformas digitales suelen ser la mejor opción cuando los empleados “están conectados”: son visualmente atractivas, generan KPIs de medición en tiempo real, potencian la dinámica social y aportan transparencia en todo el proceso. No obstante, a veces es necesario replicar estas dinámicas en otros soportes físicos que permitan la participación de colectivos no digitalizados (fábrica, logística).


Para poner en marcha un programa de reconocimientos es importante tener en

cuenta:

Reconocimientos “peer to peer”, en la que todos los colaboradores pueden reconocer independientemente de su nivel de responsabilidad, promueve el reconocimiento más sentido, genuino y espontáneo.


La Comunicación: Una vez definida la dinámica, hemos de pensar cómo trasmitimos la importancia de participar. Un Plan de Comunicación potente que sensibilice sobre el valor de reconocer nos ayudará a conseguir buenos índices de participación. Aquí recomendamos generar un concepto creativo, comunicar bien las reglas e ir haciendo refuerzos para mantener viva la actividad a lo largo del tiempo.


Los embajadores: Es importante que un grupo de líderes o embajadores seleccionados ayuden a movilizar la iniciativa, dando los primeros pasos y animando a sus compañeros.


Los premios: Otra de las dudas que suele surgir cuando nos planteamos lanzar un programa de reconocimiento es: ¿premio sí o premio no?. El mejor premio siempre será el propio reconocimiento y más cuando viene de un compañero directo. No obstante, también son bienvenidos los premios simbólicos en algún evento interno, o integrar regalos materiales si es que existían reconocimientos de este estilo en la empresa.


Y como siempre… ¡Mide y mejora! Haciendo un análisis de los resultados, siempre surgen ideas para realizar activaciones nuevas y ganar nuevos participantes.


(Fuente Be inspire Tools) #reconocimiento #rhactitud #rrhh



31 vistas