Buscar

Cómo medir la innovación en la empresa?

La innovación sostenida es producto de una cultura innovadora: conjunto de actitudes, experiencias, valores, normas, suposiciones y creencias adoptadas en una organización. Pero desafortunadamente, estos elementos pueden llegar a ser muy difíciles de medir.


Por lo cual, para hacer realidad la innovación y conocer la efectividad de la misma podemos utilizar de una serie de indicadores que ayudan a identificar los resultados en este sentido.


1. Identificar los «bloques» constitutivos de la cultura innovadora y sus componentes, a los que denominan «factores» y «elementos», respectivamente.


2. Desarrollar una herramienta práctica y sencilla, para medir la fuerza de los bloques de la cultura innovadora. A esa medida la han denominado “i-Q” (innoquotient).


Según esta metodología, la cultura innovadora descansa sobre una base de seis bloques: recursos, procesos, resultados (lado “izquierdo-cerebro”) y valores, conducta y clima (lado “derecho-cerebro”).


Estos bloques están dinámicamente vinculados. Por ejemplo, los valores de la empresa tienen un impacto en los comportamientos de las personas, en el clima del lugar de trabajo y en cómo se define y se mide el éxito.


Recursos: explica cómo se apoyan los esfuerzos de innovación. Este bloque, a su vez, tiene tres factores principales: personas, sistemas y proyectos. De éstos, las personas son críticas.


• Procesos: describe el curso de la innovación en una empresa. El proceso tiene tres factores: ideación, concreción y realización. Aunque muchas empresas demuestran una gran destreza en la construcción e implementación de procesos de innovación, muchas no logran dar el siguiente paso importante: construir las infraestructuras humanas y sociales que esos procesos necesitan para operar eficazmente. Los buenos procesos de negocio son muy importantes, pero son simplemente mecanismos que requieren sistemas humanos complementarios.


• Resultados: describe cómo la producción de innovación se define, se mide y se recompensa. En este esquema, el éxito puede ser captado en tres niveles: externo, empresarial y personal. A nivel empresarial, se calcula regularmente el éxito como el porcentaje de los ingresos anuales generados por los productos lanzados. Por otro lado, la forma en que los recursos humanos miden su éxito personal es tan importante, pero menos frecuentemente considerada. Si una empresa obtiene buenos resultados en cada medida de innovación, pero su personal no está contento o motivado, la cultura de innovación en la organización irá disminuyendo.


• Valores: impulsan las prioridades y las decisiones, que se reflejan en cómo una empresa gasta su tiempo y dinero. Las empresas verdaderamente innovadoras gastan generosamente en ser emprendedoras, promoviendo la creatividad y el aprendizaje continuo.


Conducta: describe cómo actúan las personas en la causa de la innovación.


Clima: un clima innovador está marcado por la simplicidad, la colaboración y la confianza entre las personas. Un clima saludable fomenta el entusiasmo, desafía a las personas a asumir riesgos en un entorno seguro, fomenta el aprendizaje y el pensamiento independiente.

Con estos resultados, se puede obtener una imagen clara y respaldada por datos numéricos de dónde la cultura innovadora es fuerte y débil. Puede enfocarse en áreas específicas donde la mejoría es más necesaria.

Los resultados desagregados de la encuesta también proporcionan oportunidades de aprendizaje. Los puntajes altos en una u otra unidad pueden indicar las mejores prácticas que los líderes en unidades menos eficientes pueden estudiar y emular.


(Fuente Joe Weintraub y Jay Rao de Babson College-Boston/Castro Valvanera) #rrhh #innovacion #rhactitud #infografia



163 vistas