Buscar

Cómo crear un ambiente de trabajo inclusivo?

La diversidad e inclusión dentro de las compañías se resume a un concepto: su cultura. Cuando las empresas logran que la riqueza individual de cada colaborador se potencie gracias a los valores de innovación, cercanía y comportamiento ético pueden ser mucho más exitosas.



Puede ser complejo asegurar el éxito de una compañía y al mismo tiempo brindar igualdad de oportunidades de crecimiento profesional para cada colaborador (especialmente en la actualidad). Sin embargo, puede ser mucho más sencillo de lo que crees. Haz de la diversidad e inclusión en el trabajo un valor central de tu organización y foméntalo diariamente.


Diversidad e inclusión: ¿son similares, complementarias o diferentes?


En este momento es crucial que nos preguntemos: ¿qué es la diversidad e inclusión en las organizaciones? Muchas compañías se confunden al dar por sentado que diversidad e inclusión son lo mismo, o que una conduce directamente a la otra. No obstante, una de las principales razones por las cuáles pocas empresas cumplen con el objetivo de ser genuinamente inclusivas es por su creencia de que ambas son sinónimos. El primer paso hacia transformar la cultura de tu organización de manera en que sea distintivamente inclusiva y diversa es reconocer las diferencias sustanciales que existen entre esos dos términos.

En palabras sencillas, diversidad laboral se relaciona con el qué (las personas que conforman tu compañía), mientras que la inclusión en el trabajo tiene que ver con el cómo (la creación de una cultura que permite la participación de cada individuo y que todos alcancen su máximo potencial). La diversidad en el trabajo no solo implica contratar un amplio rango de individuos que provengan de diferentes culturas, de distintas edades, géneros o que hablen múltiples idiomas. También significa que puedas escuchar lo que todos tienen para decir, asegurando que cada persona participe activa y equitativamente tanto de las decisiones que se toman como de la definición de los objetivos dentro de la empresa.


¿Cuál es la importancia de la diversidad e inclusión para los colaboradores?

Cuando a los equipos los caracteriza su diversidad, las personas se sienten libres, valoradas y reconocidas por su trabajo, viéndose motivadas a innovar y compartir sus ideas con sus colegas sin temor a ser juzgadas. Las organizaciones que adoptan la diversidad creen en un mundo donde las personas empoderadas pueden desarrollar su propio potencial diariamente, lo que abre el camino hacia un incremento de la creatividad y raíces más fuertes que preservan lo que hace a cada uno único. En consecuencia, la gente se vuelve más productiva y se aumenta su compromiso hacia la compañía.

Déjame compartirte 3 estadísticas que te muestran claramente los beneficios de la diversidad laboral:

#1 Las compañías diversas superan en un 35% los resultados de sus competidores. #2 Gracias a que cuentan con un rango mucho más amplio de habilidades, las compañías que arman equipos de trabajos diversos son 87% más productivas que los que trabajan tomando decisiones individuales. #3 Las compañías que tienen una mayor diversidad en su conformación tienen 19% más de ganancias.


Por su parte, la inclusión laboral está relacionada con la manera en que una organización puede beneficiarse de la diversidad —cómo gente diferente con múltiples voces y de distintos recorridos personales/profesionales pueden conectarse e integrarse tanto social como culturalmente gracias a que son tratados de igual manera y se sienten bienvenidos dentro de una compañía—. ¿Recuerdas esa sensación de pertenencia que te describí al principio de este artículo? Al abrazar y celebrar las ricas dimensiones de cada persona y permitir que el talento individual de cada una brille a su máxima capacidad, estás convirtiendo tu organización en una mucho más humana y al mismo tiempo competitiva. Recuerda: no hay innovación sin diversidad. Y no hay crecimiento sin pluralidad.


¿Cómo llevarlo a cabo en mi compañía?

La diversidad e inclusión laboral no suceden por arte de magia sino que requieren de una cultura organizacional fuerte y de la coherencia entre actitudes y comportamientos que promuevan los valores de la compañía a diario. En términos simples: una empresa es inclusiva cuando gestiona adecuadamente la diversidad. Construir una cultura que le de oportunidades para explorar estas diferencias y se beneficie de ellas cotidianamente es esencial para que puedas darle vida a una compañía inclusiva.

El estrés acumulado durante la pandemia y los prolongados períodos de aislamiento han llevado a que muchos colaboradores experimenten emociones negativas. No obstante, revisar tu enfoque de inclusión laboral en tiempos de crisis no sólo es lo correcto moral y éticamente, sino que es una decisión de negocios acertada.

Como mencioné anteriormente, no estoy haciendo referencia a un suceso aislado como planear un evento especial para celebrar o dar cuenta de la diversidad e inclusión: estos conceptos deben ser parte de los principales pilares de tu compañía donde las diferencias y su inclusión sean apreciados cada día.

Planea iniciativas de D&I innovadoras que vayan evolucionando en el tiempo y haz que sean parte del comportamiento diario de tus equipos. Impulsa el desarrollo profesional, la colaboración y la participación de las personas mediante feedback 360°. Realiza reuniones 1:1 donde puedas conectar verdaderamente con cada colaborador. Lleva a cabo encuestas para escuchar lo que sienten todos. Reconoce a tu gente y visibiliza su trabajo. Promueve la comunicación efectiva, y convierte a la tecnología en tu mejor aliada para darle más energía a tus iniciativas.


Cuando estas prácticas son constantes y coherentes, la diversidad e inclusión se vuelven parte del ADN de tu gente.

La evidencia habla por sí sola: cuando la gente se siente apreciada, visible y que se los incluye en los objetivos, se sentirán motivados a brindar lo mejor de sí mismos e impactar positivamente en tu empresa.


(Fuente: Startmeup) #desarrollo #inclusion #rrhh #rhactitud




35 vistas